14/4/18

¿Debemos llevar sujetador? [14-4-18]


¿Debemos llevar sujetador?

Los sujetadores son una prenda básica en la indumentaria de una mujer, aunque los hay que quieren desterrarla de los armarios.


Uno de los últimos intentos usando la ciencia vino de la Universidad de Franche-Comte en Besançon, Francia. En 2013 el profesor de ciencia deportiva Jean-Denis Rouillion dio a conocer en los medios de comunicación su estudio de 15 años sobre el efecto de los sujetadores en 330 mujeres con edades comprendidas entre los 18 y 35 años. Según comentó en diferentes entrevistas, el uso de esta prenda desde una edad temprana no ayuda para nada en lo que es sujetar el pecho, reducir el dolor de espalda o prevenir la temida flacidez prematura de los senos. Es más, armado con calibres y escuadras, se dedicó a tomar medidas en los pechos de estas mujeres y descubrió que aquellas que no usaban sujetador tenían sus pezones 7 mm más arriba que los de aquellas mujeres que usaban sostén de manera continuada.

Será que el sujetador reduce el tono general del pecho femenino? ¡Por supuesto! Dice un conocido cirujano plástico de Nueva York, Stafford Broumand “En las jóvenes no llevar sujetador aumenta la producción de colágeno, lo que es muy bueno para un pecho en desarrollo”.

Un observador cínico diría que esa tirria contra el sostén no podía venir de otro país que de Francia, la patria de la rebelión contra el sujetador. Pero pasando al terreno de lo científico lo que resulta más llamativo es que Rouillion, después de tres años, no ha publicado aún los resultados de su investigación, por lo menos en una revista reconocida del mundo de la salud y listada en PubMed. De hecho, si después de década y media los resultados que anunció fueron solo “preliminares”, como confesó, ya es cosa de chirigota. Eso sí, para lo que sirvió fue para reavivar la llama anti-sujetador de los 70 y provocar encendidas discusiones en las redes sociales.

Lo que el investigador francés no pareció considerar es que las mujeres no usan sujetador por razones médicas o fisiológicas sino por cuestiones estéticas y prácticas. Como dijo una periodista inglesa, “este investigador no se da cuenta que con un sujetador rara vez tienes que pensar por dónde andan tus pezones”. Y no solo eso, sino que impide que los pechos estén bamboleándose de un lado para otro “si no tendríamos que agarrarlos cada vez que corremos para llegar al ascensor”.

Lo que sí suena mucho más científico es el trabajo que desarrolla Joanna Scurr, una experta en biomecánica del pecho (ahí queda eso). La profesora Scurr dirige el grupo de investigación en salud del pecho en la Universidad en Portsmouth y sus trabajos -esta vez sí, publicados- sí que inciden en un importante problema en las mujeres cuando practican deporte: el pecho se mueve un promedio de 21 cm arriba y abajo y de un lado a otro. El inconveniente es que la mayoría de los sujetadores están diseñados solo para limitar el movimiento en vertical, no en horizontal. Es más, según este grupo de investigación en la vida diaria un número significativo de mujeres no compran la talla de sujetador idónea: “muchas mujeres no quieren mostrar que su pecho es muy pequeño o muy grande, y compran un sujetador que no es su talla”, dice una de las investigadoras del grupo, Wendy Hedger.

7/4/18

El ansia, un nuevo obstáculo para una vida saludable


El ansia, un nuevo obstáculo para una vida saludable
El ansia, un nuevo obstáculo para una vida saludable

Un estudio publicado en «Proceedings of the National Academy of Sciences» sugiere que el deseo y el hambre son experiencias distintas

.abc.es

Aunque sean más nocivos para la salud, los seres humanos somos capaces de pagar más dinero por los alimentos menos saludables por el 'ansia' no nos generan. Lo acaba de ver un estudio que se publica en «Proceedings of the National Academy of Sciences» (PNAS) que también muestra que estamos dispuestos a pagar desproporcionadamente más por las porciones de mayor tamaño de de los alimentos no 'sanos, que anhelamos. La investigación identifica un nuevo obstáculo para una vida saludable.

«Nuestros resultados indican que incluso aquellas personas que se esfuerzan por comer de forma más saludable, el deseo podría eclipsar la importancia que le dan a su salud aumentando el valor de alimentos tentadores e insalubres en relación con las opciones más saludables», explica Anna Konova, investigadora principal del artículo del Center for Neural Science de la Universidad de Nueva York (EE.UU.). «Este deseo, que de alguna forma domina nuestra vida diaria, puede hacer que enuestra elección no sea la más saludable debido a que prefiramos alimentos que, en el pasado, nos hicieron sentir bien en el pasado, incluso si esas alimentos pueden no estar en síntonía con nuestros objetivos actuales de salud».

Cada vez hay mayor interés desde diferentes sectores -marketing, psicología, economía y medicina- en comprender cómo nuestro estado psicológico y nuestras necesidades fisiológicas afectan nuestro comportamiento como consumidores. Y uno de los temas más estudiados es el ansia o deseo, que durante mucho tiempo se ha reconocido como un estado mental que contribuye a la adicción y, en los últimos años, a los trastornos alimentarios y la obesidad. Sin embargo, señalan los investigadores, se sabe poco sobre la naturaleza del deseo y su impacto en nuestras elecciones y comportamiento.

En el estudio que ahora se publica en «PNAS», los científicos realizaron una serie de experimentos en los que se solicitaba a los sujetos voluntarios a que dijeran cuánto pagarían por ciertos snaks después de que desarrollaran un estadio de ansia por uno de ellos.

Los resultados mostraron que las personas estaban dispuestas a pagar más por el mismo artículo de comida rápida solo si estaban expuestos a él, lo que sugiere que el deseo y el hambre son en parte experiencias distintas.

«En otras palabras, anhelar un snack como un snickers no te hace tener más hambre, sino que te hace desear específicamente un snickers», explica Kenway Louie, de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), quien agrega que también hubo un efecto indirecto al aplicarse, hasta cierto punto, a alimentos similares que los sujetos nunca expusieron (por ejemplo, otras barras de chocolate, nueces y dulces de caramelo).

Otro dato preocuannte del estduio es que los particpantes del estudio estaban dispuestos a pagar más dinero aún cuando los artículos eran más altos en calorías, eran alimentos ricos en grasa y en contenidos de azúcar, como una barritta de chocolate .

Finalmente, los experimentos revelaron una conexión entre deseo, porción y precio. Es decir, las personas estaban dispuestas a pagar desproporcionadamente más por la porción de mayor tamaño de los artículos deseados.

«Parece que el ansia aumenta o multiplica el valor económico de la comida anhelada», concluye Konova.}

2/1/18

Nutrición exótica [2-1-18]

 
Nutrición exótica
Nutrición exótica

El kiwi es un fruto exótico con un sabor agridulce irresistible al paladar. Por su alto contenido de agua tiene una de las propiedades más buscadas.

El kiwi es un fruto exótico con un sabor agridulce irresistible al paladar. Por su alto contenido de agua tiene una de las propiedades más buscadas. El kiwi es hidratante y es riquísimo en minerales, tales como el fósforo, potasio que contribuye a regular la presión arterial y a proteger el corazón. También el magnesio, considerado un mineral “antiestrés”, ya que funciona como tranquilizante natural y relajante muscular. Además, te aporta fibra, la cual contribuye a mejorar el funcionamiento intestinal y te brinda mayor sensación de saciedad. Posee espectaculares antioxidantes que favorecen tu salud, como los flavonoides, que previenen infecciones y reducen el riesgo de afecciones cardíacas y los carotenoides, que neutralizan la acción oxidante de los radicales libres. Contiene muy pocas calorías pero se destacan las vitaminas del grupo B, como la B9 (ácido fólico) protectora cardiovascular, esencial para las embarazadas y la vitamina C que, con su poder antioxidante, aumenta las defensas y mejora el aprovechamiento del hierro de origen vegetal.

El kiwi también ayuda a regular el colesterol, retrasar el envejecimiento de la piel y aumentar las defensas de tu cuerpo mejorando, de esta manera, tu sistema inmunológico. Cuando lo compres, elegí los que no tengan manchas ni sean muy blandos. La forma más sencilla de comerlo es pelarlo, o mejor partirlo por la mitad con cáscara y todo, y disfrutarlo con una cucharita. ¡Hasta el miércoles!
 

1/1/18

Tips y consejos de nutricion [1-1-18]


Tips y consejos de nutricion
Tips y consejos de nutricion
  • La vitamina C protege los ojos al actuar como un antioxidante
  • Mientras más oscuro el fríjol más antioxidantes.Los frijoles negros tienen más antioxidantes que los pintos; los pintos más que los blancos
  • Los melones crecen en la tierra y su cáscara tiene gérmenes. Lávalos antes de cortarlos para evitar transferir gérmenes al interior
  • Si tienes el abdomen más gordo de lo que quieres, trata de sumirlo y ejercitar el tronco y lucir mejor
  • Comida italiana. Cuando vayas a comer italiano, asegúrate de buscar las siguientes elementos en el menú: salsa de tomate, primavera, piccata (limón), tomates frescos, tomates deshidratados, a la parrilla, a la plancha

25/12/17

Los niños que tienen alergias alimentarias podrían sentirse inseguros en la escuela [25-12-17]


Los niños que tienen alergias alimentarias podrían sentirse inseguros en la escuela

Un estudio pequeño halla que los niños más pequeños informaron sentirse más confiados con más supervisión

Los niños y los adolescentes que tienen alergias alimentarias potencialmente mortales podrían sentirse inseguros aislados y excluidos en sus escuelas, según sugiere un estudio pequeño.

Los investigadores encuestaron a diez niños de entre ocho y doce años, y a diez adolescentes de Canadá cuyas alergias alimentarias eran suficientemente graves como para tener que cargar con adrenalina inyectable en caso de que sufrieran una reacción alérgica.

Comparados con otros niños, los adolescentes se sintieron menos confiados con su ambiente en la secundaria y la información sobre alergias alimentarias que tenían el personal de la escuela y los padres.

Las escuelas se vieron como menos seguras porque no tenían salones con un maestro titular al comienzo del día, las zonas de almuerzo no tenían supervisión (y a veces hay guerra de comida) y pocos miembros del personal sabían acerca de las alergias. Las escuelas primarias se consideraron más seguras porque había más presencia paterna y rutinas constantes sobre los comedores, además de personal capacitado y estrategias de comunicación.

Los niños y los adolescentes pensaron que las mayores amenazas a su seguridad provenían de amigos, personal escolar y padres de otros alumnos mal informados. Muchos también dijeron que varias barreras ambientales y sociales los condujeron a la mofa y a sentimientos de aislamiento y exclusión.

Los niños tendieron a confiar en los padres y los maestros para sobrellevar la situación, mientras que los adolescentes con frecuencia se las arreglaron evitando alimentos arriesgados, educando a los demás acerca de las alergias, tratando de entender etiquetas de alimentos confusas y abandonado rápidamente lugares inseguros. Algunos dijeron que se sentían impotentes y abrumados, y hasta desarrollaron hábitos como lavarse las manos constantemente o retrasar la hora de la comida hasta que hubiera algún adulto presente que pudiera llevarlos al hospital si sufrían una reacción alérgica.

Los hallazgos, publicados en la edición de enero de la revista Risk Analysis, ofrecen información para los niños alérgicos a ciertos alimentos y para sus padres para influir sobre las políticas escolares sobre la gestión y el manejo de las alergias alimentarias, según escribieron los investigadores en un comunicado de prensa en la revista.

Debido al tamaño reducido, el estudio no debería ser considerado más que como exploratorio, advirtieron.

Según el comunicado, en los EE. UU., hasta 200 niños pequeños mueren anualmente por alergias graves a los alimentos.

24/12/17

¿Quieres una sonrisa saludable? Estos alimentos te ayudarán

¿Quieres una sonrisa saludable? Estos alimentos te ayudarán


¿Quieres una sonrisa saludable? Estos alimentos te ayudarán

soy502.com

Tener una sonrisa sana no solo depende de cepillarse y del uso de hilo dental. Según expertos, la alimentación también juega un papel importante en este objetivo.

El odontólogo Gustavo Vernazza explicó que son cuatro los factores que pueden alterar la salud bucal: malformativos, microbianos, erosivos y nerviosos. Algunos de estos pueden ser producto de una mala alimentación.

Pero, ¿qué alimentos aportan a la salud dental? el especialista Gustavo Telo detalla que el alto contenido de fibra en las frutas y verduras obliga a masticar más y a generar más saliva que ayuda a evitar las caries.

  • Kiwi y naranja
  • Arándanos
  • Queso
  • Té verde
  • Salmón
  • Chocolate

Así también, Telo y Vernazza recomendaron una adecuada limpieza dental después de cada comida para evitar que los ácidos de los alimentos fomenten la producción de bacterias responsables de las caries y otras enfermedades bucales.

Vitaminas “verdes” contra el estrés infantil [24-12-17]

Vitaminas “verdes” contra el estrés infantil

 Cada vez son más numerosos los estudios que demuestran que la persistente desconexión con la naturaleza afecta, y mucho, a la salud física y mental de las personas, especialmente a los niños, a su nivel de estrés y su capacidad de concentración.

Algunos expertos se atreven hablar del “trastorno por déficit de naturaleza”, un trastorno no descrito como tal en los manuales médicos,  pero que refleja un estilo de vida en el que está ausente una naturaleza “que es estratégica en la  estimulación del sistema nervioso”.

Este “trastorno” en las sociedades occidentales parece estar asociado a la aparición de problemas físicos, como el aumento de las tasas de obesidad infantil y problemas respiratorios; psicológicos, como el incremento del diagnóstico del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Incluso se ha observado un mayor riesgo de exclusión social.

Así lo explica a EFEsalud el catedrático de Psicología Ambiental de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio Corraliza, autor, junto a Silvia Collado, de varias investigaciones con 2.000 niños en edad escolar, compiladas ahora en el libro “Conciencia Ecológica y Bienestar en la Infancia” (Editorial CCS).

El estudio concluye que el mayor contacto con la naturaleza o espacios verdes reduce los niveles de estrés de los niños, aumenta su capacidad para afrontar los eventos adversos y favorece su capacidad de atención.

Y es que, según Corraliza, en términos evolutivos vivimos en las ciudades hace 10 segundos y nuestro sistema nervioso y fisiológico aún no se ha adaptado a los entornos urbanos actuales que caracterizan a los países desarrollados.


La naturaleza, mucho más que un capricho

Conservar la naturaleza es algo más que un capricho porque, no solo se trata de proteger animales y plantas, “es también una vía para mantener la calidad de vida y garantizar el futuro”, defiende Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, organización pionera en la conservación de la naturaleza y la biodiversidad en España, que ha abierto una nueva línea de trabajo para relacionar naturaleza y salud.

Recuerda que son ya muchas las publicaciones científicas que demuestran como más allá de los servicios ambientales que proporciona la naturaleza, ésta contribuye también a paliar algunos de los problemas de salud más importantes detectados en Europa, como los pulmonares y cardiovasculares por la contaminación del aire; los trastornos del sueño, hipertensión, irritación, derivados del ruido…; o el estrés generado por las cada vez más crecientes olas de calor.

Se ha comprobado que las zonas naturales, como las constituidas en Europa por la red Natura 2000 – el mayor conjunto de espacios protegidos del mundo- contribuyen y mucho a la salud de los ciudadanos.

Y a juicio de Ruiz, es “muy alentador” que se esté demostrando que la naturaleza puede ser una fantástica herramienta para combatir los principales problemas de salud a los que que se enfrentan los ciudadanos europeos y también una herramienta muy buena de integración social; además, un reciente estudio del Instituto Europeo de Políticas Ambientales resalta estos valores y anima a seguir trabajando en esta dirección.


Medicina forestal para la fibromialgia

Pero la vuelta a la naturaleza como fuente de salud tiene hoy en día una de sus máximas expresiones en la llamada “medicina forestal”

Esta medicina está muy extendida en algunos países como Japón, donde se han invertido grandes cantidades en investigación para demostrar el valor terapéutico de los bosques y además se han incorporado esas terapias en la cartera pública de servicios.

En España contamos con algunos proyectos pilotos, como el llevado a cabo en los hospitales de Santa Caterina y Josep Trueta , en Gerona, para aliviar los dolores de los pacientes con fibromialgia.

Los primeros resultados arrojan que estos pacientes pueden llegar a reducir a la mitad los días que sufren dolor cuando realizan ejercicios en esos espacios naturales.