21/6/18

La meditación, una aliada para combatir la ansiedad


La meditación, una aliada para combatir la ansiedad




La meditación, una aliada para combatir la ansiedad
Una sola sesión de sesenta minutos de 'mindfulness' también puede mejorar nuestra salud cardiovascular.

muyinteresante.es

El estrés y la ansiedad se encuentran –junto con la obesidad y la depresión– entre las nuevas pandemias del siglo XXI. Y lo peor de todo es que muchas veces son problemas que ni siquiera han sido diagnosticados –ni por tanto tratados–. Un médico especialista es quien mejor nos puede ayudar a combatir este tipo de trastornos, especialmente si son graves. En aquellos casos en los que la ansiedad y el estrés entran en la categoría de leves o moderados, también disponemos en nuestras manos de herramientas para hacerles frente.

El yoga –que tiene incluso un Día Internacional proclamado por la Asamblea General de la ONU (se celebra cada 21 de junio)– y la meditación pueden ayudarnos a calmar la ansiedad en general, lo que repercute positivamente en nuestra salud física y mental. Ya existen estudios centrados en el yoga que sugieren que, como otro tipo de ejercicios aeróbicos, logra reducir esos niveles de estrés. La propia ONU explicó que es “una práctica saludable que puede contribuir de manera holística a lograr un equilibrio entre la mente y el cuerpo”.

Por su parte, también hay muchos estudios sobre los beneficios de la meditación –muy relacionada con el yoga– que señalan que practicarla durante varias semanas logra reducir la ansiedad. Sin embargo, son muchas menos las investigaciones sobre los posibles beneficios que puede reportar una sola sesión. Y eso es lo que ha intentado medir un equipo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Míchigan (MTU por sus siglas en inglés), que buscaban mejorar las terapias que se llevan a cabo para hacer frente a la ansiedad.

Las conclusiones, aunque suene un poco a anuncio malo de televisión, es que en solo una hora la meditación consciente –o mindfulness– puede llegar a reducir tus niveles de ansiedad y a mejorar factores de riesgo que afectan directamente a la salud de tu corazón. Efectivamente, según explican estos investigadores, los datos preliminares del estudio, en el que participaron catorce personas, apuntan a que una sola sesión de meditación puede beneficiar a nivel cardiovascular y psicológico a personas adultas que sufren una ansiedad entre leve y moderada.


Directo al corazón

Para medir la ansiedad de los sujetos, usaron una herramienta denominada Inventario de Ansiedad de Beck (BAI por las siglas en inglés) –un cuestionario que consta de veintiuna preguntas y que tiene por objetivo evaluar la gravedad de la ansiedad– y les realizaron además una serie de pruebas cardiovasculares para medir las variaciones en la frecuencia cardiaca, la presión sanguínea en reposo y para llevar a cabo el análisis de la onda de pulso –que proporciona información sobre la rigidez y distensibilidad de la arteria–.

A continuación, los participantes se sometieron a la sesión de mindfulness, que incluyó veinte minutos de meditación introductoria, treinta de exploración corporal y diez de meditación autoguiada. Se repitieron las mediciones cardiovasculares inmediatamente después y también una hora más tarde; y se les realizó una nueva prueba de ansiedad transcurrida una semana.

Esa hora tuvo un efecto muy saludable en estas personas, que mostraron una menor frecuencia cardiaca en reposo, así como una mejora en la presión arterial; en definitiva, habían reducido su ansiedad y mejorado algunos de los marcadores de riesgo cardiovascular. Incluso siete días después del ejercicio, el grupo aseguró que los niveles de ansiedad eran más bajos que los previos a la sesión de meditación, y uno de los participantes llegó a comentar que, en los diez últimos años, nunca se había sentido tan poco estresado.

3/6/18

Alerta a la ansiedad y la depresión durante el embarazo [3-6-18]


Alerta a la ansiedad y la depresión durante el embarazo

Alerta a la ansiedad y la depresión durante el embarazo

Experta ofrece recomendaciones para cuidar la salud emocional mientras se espera un bebé


Toda mujer es diferente y así mismo, cada embarazo trae sus propios retos y consideraciones. Algunas mujeres tendrán un embarazo sin complicaciones y sin muchos cambios que rompan con la rutina de vida. Pero algunos embarazos requerirán más atención a nivel emocional.

Junto a la alegría de esperar un bebé pueden suscitarse distintas situaciones, por lo que es importante aprender a mantener el control de las emociones, pero sobre todo, a buscar ayuda cuando sea necesario.

“Ningún embarazo es igual. Algunas podemos sentir pocos o moderados cambios en nuestro estado de ánimo, pero otras podemos llegar a sentir que estos son aún más profundos limitándonos a funcionar como lo hacíamos usualmente”, destaca la psicóloga clínica, Valerie Stipes.

Según las estadísticas, una de cada diez de las mujeres experimenta depresión o ansiedad clínica durante el embarazo.

La experta, psicoterapeuta en The Nest, clínica integral especializada en el embarazo y la crianza, indica que “en el pasado, los expertos pensaban que las hormonas protegían a una mujer embarazada de tener depresión y ansiedad hasta luego del parto. Al presente, los expertos sugieren que los cambios hormonales tan fuertes que pasa una mujer embarazada puede alterar su química cerebral y ponerla más vulnerable a deprimirse o a estar ansiosa”.

Es decir, experimentar ansiedad o depresión durante el embarazo es una respuesta normal a los cambios físicos, mentales y emocionales. No deben tratarse como un tabú ni se debe minimizar su importancia.

“Nuestra salud emocional es igual de importante que nuestra salud física”, recalca Stipes.

A continuación, la psicóloga expone varios consejos:

¿Por qué es importante tratar la depresión y la ansiedad prenatal?

- Previene una hospitalización psiquiátrica o un episodio más severo

- Evita riesgos físicos durante el embarazo asociados a la depresión, como la probabilidad de parto prematuro y diabetes gestacional, entre otros.

- Ayuda a prevenir un episodio de depresión postparto.

¿Qué hacer si sentimos depresión y ansiedad durante el embarazo?

- Habla con tu obstetra sobre cómo te estás sintiendo emocionalmente. Este pudiese darte una guía a seguir para un tratamiento enfocado en mejorar este episodio prenatal. La mayoría recomienda asistir a un psicólogo.

“Se ha visto que la psicoterapia puede ayudar a mujeres embarazadas que estén padeciendo de síntomas de ansiedad y depresión. También se ha encontrado que ayuda a manejar las emociones y preocupaciones de mujeres con problemas postparto y asiste a las parejas de estas, con las situaciones que el embarazo o el cuidar a un recién nacido pueden traer”, explica Stipes.

- Asiste a un psiquiatra. En muchas ocasiones se recomienda la evaluación psiquiátrica ya que existen opciones farmacológicas y médicas para aliviar los síntomas de la depresión, ansiedady la psicosis prenatal o postparto.

- No intentes tratarte la depresión o la ansiedad sola o con suplementos naturales.

2/6/18

Tips y consejos para una Vida Saludable [2-6-18]

 Tips y consejos para una Vida Saludable

Tips y consejos para una Vida Saludable
  • Pésate antes y después del ejercicio, luego toma 2 a 3 tazas de agua por cada libra perdida para reponer los líquidos
  • Pequeñas cantidades de proteína ayudan en la recuperación al estimular reparación y desarrollo muscular
  • Los deportistas vegetarianos deben consumir cerca del 10% más de proteínas de lo recomendado para satisfacer sus necesidades
  • Osteoporosis y corticoesteroides. Habla con tu médico especialista si estás tomando corticoesteroides, como la Prednisona. El uso de esteroides aumenta el riesgo de pérdida de masa ósea y fracturas.
  • Te aburre tu rutina de ejercicio? Intenta algo nuevo ya que podria iniciar un cambio en tu metabolismo

19/5/18

Vinculan los cambios de hora con un breve aumento del riesgo de ACV [19-5-18]

Vinculan los cambios de hora con un breve aumento del riesgo de ACV

Vinculan los cambios de hora con un breve aumento del riesgo de ACV

Pero el aumento general fue solamente un 8 por ciento más alto en los primeros dos días después del cambio de hora, según los investigadores


Cambiar la hora para aprovechar mejor la luz del sol podría provocar un aumento breve en el riesgo de algunas personas de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV), según sugiere un estudio preliminar.

Al examinar los datos sobre los ACV recogidos durante una década, los investigadores finlandeses hallaron que la incidencia nacional de ACV tendía a aumentar ligeramente en los dos días siguientes a las transiciones del cambio horario, tanto si se adelantaba la hora como si se retrasaba.

Los hallazgos no demuestran que el cambio de hora sea el responsable.

Por otra parte, es difícil imaginar otros factores que explicarían ese patrón específico, dijo el Dr. Jori Ruuskanen, investigador y neurólogo en el Hospital de la Universidad de Turku.

Además, dijo, hay un vínculo conocido entre las alteraciones en los ritmos circadianos del cuerpo y el riesgo de ACV. Los ritmos circadianos se refieren a los cambios en los procesos biológicos del cuerpo que se producen cada 24 horas, y que en gran medida se dan en respuesta a la luz y la oscuridad.

Esos ritmos pueden alterarse de distintas formas, dijo Ruuskanen. El trabajo por turnos y el insomnio son dos ejemplos, señaló, y ambos se han vinculado con un aumento del riesgo de afecciones cardiacas, incluyendo el ACV.

Ruuskanen presentará los hallazgos en abril en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology) en Vancouver, Canadá. Las investigaciones presentadas en reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista médica revisada por profesionales.

El Dr. Andrew Lim, neurólogo en el Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook, en Toronto, que estudia el sueño y los ritmos circadianos, se mostró de acuerdo en que es plausible que el cambio horario podría afectar al riesgo de ACV.

"El sueño se asocia con muchos cambios fisiológicos que normalmente se creen que ejercen una protección relativa contra el ACV, como una presión arterial más baja", explicó Lim, que no participó en el estudio.

Cuando se altera el sueño, dijo, quizá también se produzcan cambios en esos procesos biológicos protectores.

Para realizar el estudio, el equipo de Ruuskanen examinó las cifras de ACV de Finlandia entre 2004 y 2013. Los investigadores compararon entonces a un poco más de 3,000 personas que habían sido hospitalizadas por un ACV isquémico durante la semana posterior a un cambio de hora con las casi 12,000 personas que sufrieron un ACV en las dos semanas anteriores o posteriores a la semana del cambio horario.

Los ACV isquémicos son provocados por un coágulo sanguíneo en una arteria que suministra sangre al cerebro, y conforman el 87 por ciento de todos los ACV, según la Asociación Americana del Accidente Cerebrovascular (American Stroke Association).

En general, hallaron los investigadores, la incidencia de ACV fue un 8 por ciento más alta durante los primeros dos días después del cambio horario.

Las personas mayores de 65 años con cáncer parecían ser particularmente vulnerables: tenían entre un 20 y un 25 por ciento más probabilidades de sufrir un ACV justo después del cambio de hora, en comparación con los otros periodos estudiados.

Ruuskanen enfatizó que el estudio halló un pequeño aumento en los casos de ACV a nivel poblacional, lo que significa que para cualquier persona dada, los cambios de hora no tendrían un gran impacto en el riesgo de ACV.

No es que un cambio de hora vaya a desencadenar un ACV en alguien que por lo demás tiene un buen estado de salud. "Esto probablemente signifique que cualquier ACV 'extra' que se produzca después del cambio horario habría ocurrido igualmente en algún momento posterior", dijo Ruuskanen.

Lim se mostró de acuerdo en que el riesgo se ha de poner en perspectiva. "En el panorama general, el aumento del riesgo es pequeño y transitorio", dijo, "y el efecto de otros factores, como la gestión de la presión arterial, es más importante".

Una vez dicho eso, añadió Lim, algo de planificación podría ayudar a las personas a minimizar cualquier alteración del sueño. "Quizá sería útil en general ajustar gradualmente el cambio horario, en lugar de hacerlo de una vez", dijo.

El 13 de marzo es el día en que se ha de adelantar la hora en la primavera de este año. Así que las personas podrían intentar acostarse y levantarse 15 minutos antes de lo normal el jueves anterior, dijo Lim. Ese viernes, aumente a 30 minutos, y entonces intente que ese sábado sean 45 minutos, añadió.

Según Ruuskanen, hay una manera de demostrar que el cambio de hora realmente contribuye a la ocurrencia de ACV: "Si nosotros, en nuestro país, dejáramos de hacer el cambio horario y en un seguimiento de varios años viéramos que el pequeño aumento en la incidencia de ACV desaparece, sería un argumento potente de que en realidad es el cambio horario el que aumenta el riesgo de ACV", señaló.

18/5/18

Crear conexión con la comida lleva a adicciones y obesidad


Crear conexión con la comida lleva a adicciones y obesidad
Crear conexión con la comida lleva a adicciones y obesidad

Esta adicción se inicia en el entorno familiar, donde la comida representa algo más que una manera de nutrición

debate.com.mx

La conexión que se crea con la comida puede llevar a los individuos a tener adicciones con la misma, como los famosos "atracones", y conducirlos a la obesidad, aseguró hoy una especialista.

La psicóloga Herlinda Carrillo Alquicira explicó que los patrones de conducta adquiridos en el entorno familiar mediante el "paladar o sabor mami de lo sabroso" hacen que el cerebro se habitúe a los alimentos hipercalóricos.

"Se trata de un trastorno adictivo a las comidas dulces, saladas, ricas en grasas o carbohidratos procesados, a las que se les agregan sazonadores ricos en glutamato, que es un neurotransmisor, que es el primer peldaño que conduce a la adicción a la comida", dijo.

Durante el décimo curso taller Nutrición Clínica Metabolismo celebrado en el Hospital Juárez de México, Carrillo Alquicira dijo que algunos de los factores que inciden en el trastorno de las personas con obesidad tienen una poderosa influencia externa.

"Se desarrollan ante la dificultad para diferenciar sensaciones de hambre y saciedad, el inadecuado afrontamiento del estrés, los malos hábitos alimenticios aprendidos y necesidad de pertenencia y aceptación de un grupo la familia", enfatizó.

Aseguró que esto suele ocurrir cuando comemos sin tener hambre, cuando comemos pese a haber comido recientemente, o aceptamos invitaciones a comer sin tener hambre.

Esta adicción se inicia en el entorno familiar, donde la comida representa algo más que una manera de nutrición.

"Comer en familia nos brinda el espacio en que además podemos expresarnos, convivir, expresar nuestro amor o manejar el estrés. Es un poderoso medio de comunicación", dijo.

La experta indicó que los alimentos que más adicción generan son los chocolates, los helados, la bollería, el pan y las pastas.

En las parejas estables se contagian los malos hábitos [18-5-18]

En las parejas estables se contagian los malos hábitos

En las parejas estables se contagian los malos hábitos

Fumar, dietas poco sanas y falta de ejercicio son algunos de los hábitos insalubres dentro de las relaciones íntimas. De la encuesta participaron 122 personas en pareja por períodos que iban de 8

Las parejas estables, tanto heterosexuales como homosexuales, tienden a contagiarse los malos hábitos, ya sea fumar, las dietas poco sanas o la falta de ejercicio, según un estudio divulgado hoy por la Universidad de Cincinnati, en Estados Unidos.

El estudio lo dirigió la profesora de sociología Corinne Reczek, quien lo presentará el martes próximo en la 106 reunión anual de la Asociación Sociológica de Estados Unidos, en Las Vegas (Nevada).

Para su estudio, Reczek y sus colaboradores encuestaron a 122 personas en vida de pareja por períodos que iban de 8 a 52 años. De ellas, 31 eran parejas heterosexuales que convivían o estaban casadas; 15 eran parejas de hombres homosexuales, otras 15 eran parejas lesbianas.

El promedio de duración de las relaciones era de 25 años para las parejas heterosexuales, 21 años para los hombres homosexuales y 14 años para las mujeres homosexuales.

A los participantes se les preguntó, individualmente, sobre hábitos como el fumar, el consumo de alcohol, las dietas, los patrones de sueño y descanso, los hábitos de ejercicio y otras prácticas de salud.

Reczek indicó que los hábitos insalubres se promueven dentro de estas relaciones íntimas y de largo plazo debido a la mala influencia directa de una de las personas, mediante la sincronicidad de los hábitos de salud y por medio de la noción de responsabilidad personal.

Todas las parejas, hetero y homosexuales, hicieron referencias a la "mala influencia", pero en las parejas heterosexuales la "mala influencia" se atribuye casi siempre al hombre.

"La conclusión de que uno de los integrantes de la pareja es una 'mala influencia directa' indica que los individuos convergen en los hábitos de salud a lo largo del curso de su relación porque los hábitos insalubres de un individuo promueven directamente los hábitos insalubres del otro", añadió el estudio.

Un ejemplo es que ambos integrantes de la pareja tienen una dieta poco saludable porque ambos comen lo que uno de ellos compra o cocina.

"Las parejas de homosexuales describieron, casi exclusivamente, cómo los hábitos de ambos integrantes se promueven simultáneamente debido a la sincronicidad de hábitos insalubres", añadió Reczek.

En estos casos puede que uno de los integrantes no incurra por sí mismo en una costumbre que considere poco sana pero "cuando su inclinación por tal hábito se junta con la de su pareja, ambos comparten el hábito insalubre".

Asimismo, los encuestados recurrieron al argumento de la responsabilidad personal para describir cómo, cuando observan que su pareja incurre en un hábito insano, no intentan cambiarlo con lo cual se convierten en cómplices de la costumbre insalubre de su pareja.

17/5/18

Mujeres son más propensas a padecer lupus debido a producción hormonal [17-5-18]


Mujeres son más propensas a padecer lupus debido a producción hormonal

Mujeres son más propensas a padecer lupus debido a producción hormonal

Conozca más de la enfermedad: la producción de hormonas ayuda a que se desarrolle este padecimiento

La reumatóloga Ana Laura Marines, expresó en entrevista que de cada 10 personas que tienen lupus 9 son mujeres, ya que son más propensas a que se desarrolle en ellas debido a la producción de hormonas.
La edad en las mujeres donde hay más probabilidad de que se manifieste la enfermedad es de los 14 a los 30 años y en la menopausia.

Aunque también hay casos de niñas menores de ocho años que lo padece.

El lupus es una enfermedad que daña las articulaciones, provocando artritis, además de afectar los riñones, pulmones y el cerebro, lo que puede ocasionar la muerte, sino se atiende.

Los síntomas para saber si se tiene lupus son: cansancio, fotosensibilidad, caída excesiva de cabello, dolor de pecho, dificultad para respirar y dolor de articulaciones.

Detectar estos síntomas son la manera de saber a tiempo que se tiene esta enfermedad o realizándose un examen de orina que arroje que los anticuerpos de la persona están provocando la enfermedad.

Cabe mencionar que no hay cura para el lupus, el tratamiento de esta enfermedad se hace con esteroides, pero algunas mujeres se niegan a tomarlos porque eleva la glucosa, sube el peso y aumenta la presión arterial.

Las personas que padecen lupus no pueden comer carne ni frijoles.

¿QUÉ ES LUPUS?

El lupus es una enfermedad autoinmunitaria. Esto significa que afecta el sistema inmunitario y puede afectar muchas partes del cuerpo

El sistema inmunitario es como un ejército con cientos de soldados cuyo trabajo es combatir las substancias ajenas o extrañas en el cuerpo, como son los gérmenes y virus, pero cuando hay una enfermedad autoinmunitaria, el sistema inmunitario está fuera de control. El resultado es que el cuerpo comienza a atacar a las células saludables, no a los gérmenes.

El lupus no es contagioso y no es un tipo de cáncer, ni está relacionado al SIDA.

PREVENCIÓN

Aunque no existe ninguna medida específica para prevenir el lupus, como la vacunación, un estilo de vida saludable puede colaborar a evitar el desarrollo de la enfermedad o a controlar sus síntomas en caso de que se padezca.

Realizar ejercicio con regularidad ayuda a prevenir la debilidad y la fatiga de determinados músculos.

Es recomendable evitar hábitos negativos como el tabaco y el alcohol.