31/7/16

Qué hacer si no puedes dormir


Qué hacer si no puedes dormir

Te damos unos consejos para esas noches en las que no consigues conciliar el sueño. Qué hacer si no puedes dormir.

muyinteresante.es

¿De nuevo las 03.00 am y sin poder dormir? Te tumbas en la cama, miras al techo y te sientes frustrado por no poder dormir. Sabes que al día siguiente tienes que levantarte temprano pero por más que lo intentas, hay días que no puedes dormir. El calor, las preocupaciones... pueden ser muchos los motivos que nos impidan conciliar el sueño. La Fundación Nacional del Sueño nos ofrece una serie de soluciones para esas noches que no sabes qué hacer y estás deseando quedarte dormido.


Leer un libro

Hacer algo relajante -como leer un libro o escuchar música- antes de acostarnos, es una idea muy eficaz. Baja el nivel de intensidad de las luces de casa y lee un libro o similar durante unos 30 minutos. La relajación de esta actividad ayudará a que nuestro organismo se prepare para el descanso nocturno.


Apagar/silenciar el móvil

Ya hemos visto que dormir con el móvil encendido entraña riesgos y altera nuestro sueño. Lo ideal es desconectar todo tipo de dispositivos electrónicos de corto alcance, ya sean tabletas, portátiles, móviles u ordenadores, para que su luz no active ni altere nuestro cerebro y podamos conciliar el sueño con normalidad.


Ejercicios de respiración

Para calmar la mente, nada mejor que un ejercicio de respiración o relajación. Y es que cuando estamos preocupados por no poder dormir nuestro cuerpo segrega más hormonas del estrés (cortisol) que únicamente conducen a que nos sea más complicado relajarnos y con ello poder dormir. Para calmar esa ansiedad, la meditación o la relajación muscular progresiva, centrándonos de forma individual en relajar cada parte de nuestro cuerpo, nos ayudarán a ello.


Levantarse a la misma hora cada día

Despertarse a la misma hora todos los días incluso si hemos tenido dificultad para dormirnos la noche anterior, nos ayudará a ajustar nuestro reloj interno y a conciliar el sueño con mayor facilidad por la noche a pesar de que alguno de esos días nos sintamos cansados por la mañana. El beneficio es a largo plazo.

En las parejas estables se contagian los malos hábitos [31-7-16]

[28-8-15]
En las parejas estables se contagian los malos hábitos

Fumar, dietas poco sanas y falta de ejercicio son algunos de los hábitos insalubres dentro de las relaciones íntimas. De la encuesta participaron 122 personas en pareja por períodos que iban de 8

Las parejas estables, tanto heterosexuales como homosexuales, tienden a contagiarse los malos hábitos, ya sea fumar, las dietas poco sanas o la falta de ejercicio, según un estudio divulgado hoy por la Universidad de Cincinnati, en Estados Unidos.

El estudio lo dirigió la profesora de sociología Corinne Reczek, quien lo presentará el martes próximo en la 106 reunión anual de la Asociación Sociológica de Estados Unidos, en Las Vegas (Nevada).

Para su estudio, Reczek y sus colaboradores encuestaron a 122 personas en vida de pareja por períodos que iban de 8 a 52 años. De ellas, 31 eran parejas heterosexuales que convivían o estaban casadas; 15 eran parejas de hombres homosexuales, otras 15 eran parejas lesbianas.

El promedio de duración de las relaciones era de 25 años para las parejas heterosexuales, 21 años para los hombres homosexuales y 14 años para las mujeres homosexuales.

A los participantes se les preguntó, individualmente, sobre hábitos como el fumar, el consumo de alcohol, las dietas, los patrones de sueño y descanso, los hábitos de ejercicio y otras prácticas de salud.

Reczek indicó que los hábitos insalubres se promueven dentro de estas relaciones íntimas y de largo plazo debido a la mala influencia directa de una de las personas, mediante la sincronicidad de los hábitos de salud y por medio de la noción de responsabilidad personal.

Todas las parejas, hetero y homosexuales, hicieron referencias a la "mala influencia", pero en las parejas heterosexuales la "mala influencia" se atribuye casi siempre al hombre.

"La conclusión de que uno de los integrantes de la pareja es una 'mala influencia directa' indica que los individuos convergen en los hábitos de salud a lo largo del curso de su relación porque los hábitos insalubres de un individuo promueven directamente los hábitos insalubres del otro", añadió el estudio.

Un ejemplo es que ambos integrantes de la pareja tienen una dieta poco saludable porque ambos comen lo que uno de ellos compra o cocina.

"Las parejas de homosexuales describieron, casi exclusivamente, cómo los hábitos de ambos integrantes se promueven simultáneamente debido a la sincronicidad de hábitos insalubres", añadió Reczek.

En estos casos puede que uno de los integrantes no incurra por sí mismo en una costumbre que considere poco sana pero "cuando su inclinación por tal hábito se junta con la de su pareja, ambos comparten el hábito insalubre".

Asimismo, los encuestados recurrieron al argumento de la responsabilidad personal para describir cómo, cuando observan que su pareja incurre en un hábito insano, no intentan cambiarlo con lo cual se convierten en cómplices de la costumbre insalubre de su pareja.

30/7/16

Vitaminas “verdes” contra el estrés infantil

Vitaminas “verdes” contra el estrés infantil

noticiassin.com

 Cada vez son más numerosos los estudios que demuestran que la persistente desconexión con la naturaleza afecta, y mucho, a la salud física y mental de las personas, especialmente a los niños, a su nivel de estrés y su capacidad de concentración.

Algunos expertos se atreven hablar del “trastorno por déficit de naturaleza”, un trastorno no descrito como tal en los manuales médicos,  pero que refleja un estilo de vida en el que está ausente una naturaleza “que es estratégica en la  estimulación del sistema nervioso”.

Este “trastorno” en las sociedades occidentales parece estar asociado a la aparición de problemas físicos, como el aumento de las tasas de obesidad infantil y problemas respiratorios; psicológicos, como el incremento del diagnóstico del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Incluso se ha observado un mayor riesgo de exclusión social.

Así lo explica a EFEsalud el catedrático de Psicología Ambiental de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio Corraliza, autor, junto a Silvia Collado, de varias investigaciones con 2.000 niños en edad escolar, compiladas ahora en el libro “Conciencia Ecológica y Bienestar en la Infancia” (Editorial CCS).

El estudio concluye que el mayor contacto con la naturaleza o espacios verdes reduce los niveles de estrés de los niños, aumenta su capacidad para afrontar los eventos adversos y favorece su capacidad de atención.

Y es que, según Corraliza, en términos evolutivos vivimos en las ciudades hace 10 segundos y nuestro sistema nervioso y fisiológico aún no se ha adaptado a los entornos urbanos actuales que caracterizan a los países desarrollados.


La naturaleza, mucho más que un capricho

Conservar la naturaleza es algo más que un capricho porque, no solo se trata de proteger animales y plantas, “es también una vía para mantener la calidad de vida y garantizar el futuro”, defiende Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, organización pionera en la conservación de la naturaleza y la biodiversidad en España, que ha abierto una nueva línea de trabajo para relacionar naturaleza y salud.

Recuerda que son ya muchas las publicaciones científicas que demuestran como más allá de los servicios ambientales que proporciona la naturaleza, ésta contribuye también a paliar algunos de los problemas de salud más importantes detectados en Europa, como los pulmonares y cardiovasculares por la contaminación del aire; los trastornos del sueño, hipertensión, irritación, derivados del ruido…; o el estrés generado por las cada vez más crecientes olas de calor.

Se ha comprobado que las zonas naturales, como las constituidas en Europa por la red Natura 2000 – el mayor conjunto de espacios protegidos del mundo- contribuyen y mucho a la salud de los ciudadanos.

Y a juicio de Ruiz, es “muy alentador” que se esté demostrando que la naturaleza puede ser una fantástica herramienta para combatir los principales problemas de salud a los que que se enfrentan los ciudadanos europeos y también una herramienta muy buena de integración social; además, un reciente estudio del Instituto Europeo de Políticas Ambientales resalta estos valores y anima a seguir trabajando en esta dirección.


Medicina forestal para la fibromialgia

Pero la vuelta a la naturaleza como fuente de salud tiene hoy en día una de sus máximas expresiones en la llamada “medicina forestal”

Esta medicina está muy extendida en algunos países como Japón, donde se han invertido grandes cantidades en investigación para demostrar el valor terapéutico de los bosques y además se han incorporado esas terapias en la cartera pública de servicios.

En España contamos con algunos proyectos pilotos, como el llevado a cabo en los hospitales de Santa Caterina y Josep Trueta , en Gerona, para aliviar los dolores de los pacientes con fibromialgia.

Los primeros resultados arrojan que estos pacientes pueden llegar a reducir a la mitad los días que sufren dolor cuando realizan ejercicios en esos espacios naturales.

25/7/16

Nutrición exótica [25-7-16]

 
Nutrición exótica

El kiwi es un fruto exótico con un sabor agridulce irresistible al paladar. Por su alto contenido de agua tiene una de las propiedades más buscadas.

El kiwi es un fruto exótico con un sabor agridulce irresistible al paladar. Por su alto contenido de agua tiene una de las propiedades más buscadas. El kiwi es hidratante y es riquísimo en minerales, tales como el fósforo, potasio que contribuye a regular la presión arterial y a proteger el corazón. También el magnesio, considerado un mineral “antiestrés”, ya que funciona como tranquilizante natural y relajante muscular. Además, te aporta fibra, la cual contribuye a mejorar el funcionamiento intestinal y te brinda mayor sensación de saciedad. Posee espectaculares antioxidantes que favorecen tu salud, como los flavonoides, que previenen infecciones y reducen el riesgo de afecciones cardíacas y los carotenoides, que neutralizan la acción oxidante de los radicales libres. Contiene muy pocas calorías pero se destacan las vitaminas del grupo B, como la B9 (ácido fólico) protectora cardiovascular, esencial para las embarazadas y la vitamina C que, con su poder antioxidante, aumenta las defensas y mejora el aprovechamiento del hierro de origen vegetal.

El kiwi también ayuda a regular el colesterol, retrasar el envejecimiento de la piel y aumentar las defensas de tu cuerpo mejorando, de esta manera, tu sistema inmunológico. Cuando lo compres, elegí los que no tengan manchas ni sean muy blandos. La forma más sencilla de comerlo es pelarlo, o mejor partirlo por la mitad con cáscara y todo, y disfrutarlo con una cucharita. ¡Hasta el miércoles!