9/3/16

Un correcto tratamiento para el control del asma mejora la calidad de vida del paciente [9-3-16]

[29-8-15]
Un correcto tratamiento para el control del asma mejora la calidad de vida del paciente

La Organización Mundial de la Salud calcula que en la actualidad hay 235 millones de pacientes con asma. Esta patología es muy variable y heterogénea y, generalmente,  cuando se manifiesta las personas suelen pensar que su estilo y ritmo de vida debe cambiar; sin embargo, con las medidas farmacológicas y no farmacológicas disponibles muchos pueden tener un control adecuado de la enfermedad.

El asma es una afección respiratoria y crónica, la cual afecta del 3 al 7 por ciento de la población siendo más habitual en edades infantiles y, la misma, se caracteriza por la  inflamación de las vías aéreas produciendo obstrucción del paso el aire.

En torno a este padecimiento existen muchas dudas comunes entre las que resaltan los tipos ideales de medicamentos para combatir el asma, la alimentación y las prohibiciones entre otros aspectos, de los cuales se destacan:

•Uso frecuente de medicamentos genera adicción: Es falso que las personas se hagan adeptas a los tratamientos por utilizarlos diariamente. Las dosis son conforme a lo recomendado por el médico y ayudan a detener los síntomas antes de que comiencen.

•Los asmáticos no pueden hacer ejercicios: No debe limitarse la práctica de actividades físicas e intelectuales. La mayoría de la gente con un buen control de su asma puede ejercitarse y divertirse. Si una persona asmática, por ejemplo, quiere ser maratonista lo que requiere es tomar medidas para tener su enfermedad vigilada y tener información sobre su condición. Parte del tratamiento incluye actividades deportivas como la natación, porque colaboran con el manejo de la enfermedad.

•La ausencia de crisis se traduce en que el asma se curó: Si no hay síntomas no significa que el asma haya desaparecido. Este padecimiento es crónico, recurrente y está latente, incluso, después de que los síntomas mejoran.

•El asma posee una conexión con los sentimientos: Aunque a veces los comportamientos emotivos, como el reír o llorar, pueden provocar síntomas del asma en algunos pacientes, el aspecto emocional no es la causa del asma: el asma es el resultado de la inflamación de los pulmones.

Más allá de estos factores lo importante es que un paciente supervisado por un especialista puede llevar una vida plena y normal, gracias a la combinación de los tratamientos farmacológicos y, en la medida de lo posible, evitando los elementos desencadenantes: la exposición a alérgenos como los ácaros del polvo doméstico, presentes en las camas, alfombras y muebles, la caspa de los animales, los pólenes o los hongos, la contaminación, el humo del tabaco y los irritantes químicos que se encuentran en el ambiente.

Además, es fundamental la educación e información que tengan el paciente sobre su enfermedad, que este consciente de que esta patología lo va acompañar durante años y es variable debido a que el protagonismo del asmático es determinante, pues los tratamientos, en la mayoría de los casos, son auto administrados.

En tal sentido, se aconseja visitar periódicamente al experto y que el paciente emplee en casa diariamente evaluaciones respiratorias sencillas, como la Espirometría y el Flujo Pico, para medir  la magnitud absoluta de las capacidades pulmonares, los volúmenes pulmonares y la rapidez con que éstos pueden ser movilizados, lo cual que ayudará a que el doctor conozca el comportamiento de la enfermedad fuera del consultorio.

Muestra de que el asma a pesar de ser una enfermedad incurable es perfectamente controlable, es la trayectoria que tienen destacadas personalidades como el saxofonista y compositor americano, Kenny G; la actriz y cantante, Liza Minneli; el ex jugador de la NBA, Dennis Rodman y el futbolista, David Beckham, entre otros a quienes esta enfermedad no les impidió ser exitosos en sus carreras.

De ahí la importancia de contar con un tratamiento integral que se ajuste a las necesidades de cada paciente, de acuerdo a su edad, la intensidad y frecuencia con la que presente síntomas, nivel de control y su estado de salud en general. Es importante aprovechar las herramientas y recursos que existen para aprender sobre el asma, siendo la principal, establecer una buena comunicación con su médico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario